10 de noviembre de 2017

Durante la última reunión de política monetaria de Agustín Carstens como gobernador del Banco de México, se acordó este jueves mantener la tasa de interés de referencia al 7%.

En enero de 2010, cuando Carstens quedó al frente de Banco Central, la tasa era de 4.25%. Y durante su paso por Banxico, en junio de 2014 la tasa de interés llegó al 3%, un mínimo histórico, y se mantuvo así hasta diciembre de 2015.

Esta decisión se debe a que el Banco de México (Banxico) detectó que las tasas de interés de corto plazo en México mostraron un ligero aumento, mientras que las de mediano y largo plazo, particularmente de dos años en adelante, registraron incrementos mayores.

Advirtió que la inflación se ubicó por debajo del 2% a pesar de factores externos como la negociación del TLCAN y los desastres naturales. Además, la cotización del peso frente al dólar ha registrado una depreciación e incrementos en su volatilidad.

Banxico comunicó que la actividad económica en México registró una contracción durante el tercer trimestre de 2017, a pesar de que la primera mitad del año mostró mayor movilidad. Los rubros de las exportaciones manufactureras y el consumo privado mantuvieron una tendencia positiva.

Con respecto al escenario laboral en México, señaló que aunque no existen presiones salariales mayores, el aumento en el salario mínimo podría impactar al proceso inflacionario si éste no responde a un aumento proporcional de productividad.

Carstens dejará el cargo el próximo 30 de noviembre, para dirigir el Banco Internacional de Pagos (BIS).

Fuente: HuffPost México

Comment