03 de Agosto de 2017

Actualmente, México cuenta con 12 tratados de libre comercio con 46 países, 32 Acuerdos para la Promoción y Protección Recíproca de las Inversiones con 33 países y 9 acuerdos de alcance limitado (Acuerdos de Complementación Económica y Acuerdos de Alcance Parcial) en el marco de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI). Sin embargo, y de acuerdo con datos de 2016, el mayor intercambio comercial se realiza a través del TLCAN, donde 49% de las importaciones mexicanas son procedentes de EU y 84% de las exportaciones mexicanas tienen como destino EU.

El IMEF considera que con la llegada del presidente Donald Trump, se ha generado una gran expectativa sobre la relación comercial de EU con el resto del mundo, y que tiene como objetivo implementar una política comercial proteccionista, la cual ya fue puesta en marcha con el retiro del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica y la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Respecto al NAFTA, México vivirá la renegociación más importante en su historia a partir del 16 de agosto del presente, ya que se buscará establecer nuevas políticas comerciales con nuestro principal socio comercial, Estados Unidos de América.

Eje en el crecimiento económico de un país es el comercio internacional, ante la situación actual del país en el tema de la renegociación del TLCAN, México deberá buscar nuevos mercados que le permitan exportar sus productos, por ejemplo: Sudamérica, Centroamérica y el Caribe, a través de mecanismos de integración y de asociación comercial entre entidades que se beneficien de las eficiencias del comercio exterior y la logística.

Un punto importante para que se desarrolle el comercio con América Latina es implementar nuevas rutas marítimas, que conecten de manera directa a México con el resto de países, para lograr así una logística integral competitiva del comercio internacional en tiempo y costos, como ya está ocurriendo con la integración del proyecto Puerto de Santo Tomás de Castilla en Guatemala, Puerto Morelos en Quintana Roo, México; que beneficiará enormemente el potencial exportador de México hacia Centroamérica y el Caribe, así como la optimización de los costos logísticos de los insumos que se demandan en la importante zona turística de la Riviera Maya.

El reto para México es desarrollar nuevos mercados alternativos al de EU, implementando nuevos proyectos que permitan el intercambio comercial con nuevos mercados, seleccionando sectores clave como el textil, confección, calzado, farmacéuticos, energía y servicios, por mencionar algunos, pero principalmente el agroalimentario, el cual requiere de programas especiales para fomentar nuevas técnicas de cultivo, que permitan que los productos primarios perecederos puedan competir en tráficos de altura de elevada estadía, como ocurre con los productos sudamericanos y centroamericanos. Una opción adicional es el tráfico de cabotaje en los puertos de México, actividad nula hoy día y la cual tenemos que desarrollar de manera inmediata, ya que a través de embarcaciones tipo ferry o transbordador -históricamente han sido el mejor instrumento de traslado de mercaderías, detonando el desarrollo social y económico de las regiones donde se establece- permiten la optimización del tráfico mediante tres grandes virtudes:

1. agilidad en la operación, 2. Versatilidad y 3. Poca infraestructura portuaria.

¿Beneficios? Reducción de tiempos en el trayecto de movilización de la carga, disminución en los costos de la operación logística, mayor seguridad de la mercadería, no requiere de equipos especializados para la maniobra de carga/descarga y reducción de riesgos en transporte terrestre, por mencionar algunos.

En el IMEF, a través del Comité Técnico de Comercio Exterior y Logística Grupo Veracruz, ha coadyuvado al desarrollo de prácticas que fomenten las eficiencias del comercio exterior mexicano y eficientar la logística y cadenas de suministro, que son elementos vitales para el desarrollo económico y la competitividad de nuestra industria importadora y exportadora de bienes.

 

Fuente: Édgar A. López Hernández

Comment