27 de Septiembre de 2017

Este martes llegaron a las mesas de trabajo de la tercera ronda de negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) dos propuestas que pusieron en alerta al sector privado mexicano: la de Canadá en el tema laboral y una que pretende limitar las exportaciones agrícolas mexicanas por estacionalidad, a cargo de Estados Unidos.

Es la primera “agresión” que recibe el sector agroalimentario dentro del proceso y una de las mayores amenazas para México en las negociaciones, comentó Bosco de la Vega, presidente del Consejo Nacional Agropecuario (CNA), quien es miembro del Cuarto de Junto, órgano del sector privado que acompaña con asesorías a los negociadores mexicanos.

La propuesta de la delegación estadounidense proviene de las presiones de los productores de fresa de Florida y de moras azúles de Georgia, que piden que el ingreso de los productos mexicanos a ese mercado sea en ciertas temporadas del año para que no coincidan con sus cosechas.

“Nos oponemos al control estacional de nuestras exportaciones”, sostuvo el representante sectorial que coordina los temas de entrada a mercados, laboral y medidas fito y zoosanitarias en el Cuarto de Junto.

En el terreno laboral, la propuesta canadiense es más dura que la que planteó en el Tratado de Asociación Transpacífico (TPP), del cual supuestamente iban a partir los tres países para negociar el tema en el contexto del TLCAN.

Aunque el representante nacional de los productores agropecuarios no dio detalles de la postura comentó a periodistas mexicanos que tiene que ver con niveles salariales.

“No estamos de acuerdo (…) No vamos a aceptar una imposición en salarios o aumentos, ni que quieran fijar reglas”, advirtió el representante empresarial y agregó que cada país debe respetar sus particularidades salariales.

Durante los cuatro primeros días de la tercera ronda, los líderes sindicales de mayor peso en Estados Unidos y Canadá estuvieron cerca de los negociadores de sus países para impulsar la idea de elevar los estándares laborales, incluidos los salarios.

Entrevistado este miércoles en la sede de las negociaciones que se realizan en Ottawa, Canadá, el mayor líder sindical de ese país, Jerry Dias, insistió en que los trabajos que se han perdido en la industria canadiense se deben a los bajos salarios de México.

México puede responder

Paro defenderse de la propuesta de Estados Unidos en el sector agroalimentario, México puede apelar a la importación de piernas y muslos de pollo y de carne de cerdo y que están en revisión por una posibilidad de prácticas dumping, refiere Juan Carlos Anaya, director de Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA), entrevistado vía telefónica.

Las ventas de esos productos a México representan aproximadamente 80% de la producción estadounidense y, de comprobarse que entran al país a un precio menor que el del mercado, el gobierno puede aplicar cuotas compensatorias.

Fuente: manufactura.mx

Comment