11 de enero de 2018

 La apertura en el mercado de las gasolinas parece beneficiar a algunos. Un gran ganador de las crecientes exportaciones de combustibles desde Estados Unidos hacia México es la industria ferroviaria, beneficiada por una insuficiente red de ductos y falta de conectividad, capacidad limitada y robo sin control.

Las exportaciones de productos energéticos de EU a México se han disparado en aproximadamente un 40% en los últimos dos años. Actualmente, México permanece como su principal mercado de exportación, absorbiendo alrededor de un millón de barriles por día (bpd), con un valor de unos 20 mil millones de dólares anuales.

Por un lado, según expertos, México enfrenta limitaciones de suministro debido al mal estado de muchas de sus refinerías; por otro, el País sigue agregando autos a sus carreteras.

Las empresas petroleras han tomado nota y están usando los envíos ferroviarios para mover los productos derivados del petróleo por la frontera entre EU y México.

Las tarifas de arrendamiento para algunos vehículos tanque se han duplicado, mientras que nuevos proyectos están en marcha para expandir la infraestructura ferroviaria.

“Existe una tremenda oportunidad para trasladar productos a México de manera efectiva por ferrocarril”, dijo Daniel Gordon, vicepresidente ejecutivo de desarrollo de negocios en la compañía de refinación Delek U.S. Holdings Inc. 

Fuente: Méxicoxport

Comment