México anunció que pedirá consultas con Estados Unidos para informarle que recurrirá a una cláusula del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que le permite imponer aranceles a la importación de productos estadounidenses dada la reciente aplicación de una salvaguarda estadounidense.

“Voy a iniciar un tema dentro de las consultas del TLCAN, para resarcir esa afectación, porque el TLCAN tiene una cláusula contra salvaguardas globales que se impongan a cualquiera de los tres países”, dijo Ildefonso Guajardo, secretario de Economía, en una entrevista radiofónica.

México programa aplicar aranceles contra Estados Unidos, sin recurrir a ningún tribunal, luego de que la administración del presidente Donald Trump no lo excluyó de las medidas de remedio comercial que anunció para importaciones de lavadoras y paneles solares. El funcionario informó que este tema ya lo trató con el representante comercial de la Casa Blanca, Robert Lighthizer, en una reunión que sostuvieron en enero en Davos.

“Uno de mis reclamos, en mi cena en Davos, a Lighthizer es habernos incluido en la investigación sobre lavadoras; somos una mínima parte del mercado y habernos incluido era totalmente innecesario”, afirmó.

El 22 de enero, la Comisión de Comercio Internacional de Estados Unidos (USITC) emitió la recomendación de aplicar un arancel de 20% sobre las importaciones de grandes lavadoras residenciales, el cual irá decreciendo hasta 16% en el tercer año.

También estableció como salvaguarda un arancel de 30% a placas y celdas solares importadas.

México tiene derecho a una compensación prevista en el artículo 802.6 del TLCAN, según el cual puede aplicar este recurso mutuamente acordado en forma de concesiones que tengan efectos comerciales sustancialmente equivalentes, o que lo sean respecto del valor de los gravámenes adicionales que se esperen de la medida. Agrega que si las partes no pueden llegar a un acuerdo sobre la compensación, la parte contra cuyo bien se aplique la medida podrá imponer medidas que tengan efectos comerciales sustancialmente equivalentes.

El gobierno de México consideró como lamentable su inclusión en la aplicación de salvaguardas a la importación de lavadoras domésticas a EU, ya que la propia la USITC concluyó que no existen perjuicios para la industria estadounidense.

Fuente: Roberto Morales / ELECONOMISTA

Comment