El sector siderúrgico de Estados Unidos a través de Steel Manufacturers Association (SMA) y American Iron Steel Institute (AISI), dos organizaciones que representan los intereses de esa industria, solicitaron al presidente Donald Trump establecer medidas contra la importación de acero a su país, considerándolo incluso un asunto de seguridad nacional.

Los acereros pidieron al presidente de Estados Unidos establecer medidas comerciales al cobijo de la sección 232 del Trade Expansion Act 1962, un mecanismo especial, que ha sido utilizado sólo en 14 ocasiones, que permite al ejecutivo establecer medias comerciales especiales.

“Necesitamos medidas enérgicas que ajusten de manera significativa las importaciones y restablezcan niveles saludables de utilización de la capacidad y rentabilidad para la industria nacional para garantizar que podamos continuar produciendo el acero necesario para nuestra seguridad nacional e infraestructura crítica”, dijeron SMA y AISI, en una misiva enviada al presidente de ese país.

El acero proveniente de exterior representó 30 por ciento del mercado estadounidense el año pasado, mermando la capacidad nacional para surtir a la infraestructura crítica para el país, dijeron las organizaciones, en la carta.

El Departamento de Comercio inició en abril del año pasado una investigación al respecto, pero hasta el momento no ha tomado ninguna acción. Las críticas del sector se centran a países como Brasil, Corea del Sur, Turquía y Japón, los principales exportadores de acero a Estados Unidos.

La carta enviada por los acereros estadounidense está fechada el 1 de febrero, en la misma sostienen que las importaciones subieron hasta su mayor nivel mensual en junio pasado y adueñarse del 30 por ciento del mercado estadounidense

“Instamos a que se dé una solución integral y amplia que cubra todas las principales fuentes de importaciones de acero y toda la gama de productos de acero, con sólo excepciones limitadas para productos que actualmente no están disponibles en los Estados Unidos”.

Asimismo señalaron que cualquier acción de 232 para ajustar las importaciones debería incluir medidas para evitar la elusión y el transbordo, “como sabemos por experiencia que cualquier laguna legal será explotada, debilitando la efectividad del remedio”.

“También exhortamos a que implementar una solución de duración suficiente para permitir que la industria nacional haga nuevos inversiones que mejorarán la producción de acero estadounidense, preservando y fortaleciendo así nuestro base industrial de defensa nacional”, añadieron los organismos.

Fuente: ELFINANCIERO

Comment