El Gobierno de Estados Unidos dispuso recientemente la aplicación de aranceles de importación del 25% y del 10% sobre el acero y el aluminio en un esfuerzo por respaldar la producción de metales en el país, señala un reporte de McQuilling.

Los críticos afirman que el mayor costo de la importación de recursos probablemente se transmitirá al consumidor y las empresas, lo que tendrá un impacto negativo en el crecimiento económico; sin embargo, los partidarios creen que este es un paso necesario hacia las políticas de “América primero” y la revitalización de la industria estadounidense.

Todavía no está claro cómo estos cambios de política afectarán los precios del mercado; sin embargo, en el segmento de los buques tanque, un aumento en los precios mundiales del acero podría ser beneficioso para los esfuerzos de equilibrio de oferta de nuevas naves.

Los precios del acero en febrero se estimaron en US$427.50/ ldt después de aumentar un 30,3% hasta 2017, lo que junto con un entorno de ganancias menos favorable contribuyó a un aumento reciente en el desguace de naves. Sin embargo, una posibilidad sería la prolongación del balance de los precios del acero en Asia, debido a las menores exportaciones a los EE.UU. Quizás esta es una de las razones del rápido ritmo de desguace de VLCC este año.

En una mirada más amplia, algunas preocupaciones persisten en el enfoque de la administración de los Estados Unidos sobre el comercio mundial ya que los aranceles han estimulado el castigo económico sufrido por otras naciones.

En el pasado, China ha sido acusada de “verter acero” en los EE. UU. Y presionar los precios regionales, por lo tanto, muchos verían este cambio de política dirigido hacia la nación asiática. Sin embargo, China solo representa el 2% del acero importado por Estados Unidos.

China hasta ahora ha reaccionado con cautela al afirmar que no comenzará una guerra comercial “contraproducente”. La retórica de Europa fue más agresiva con la Comisión Europea afirmando que consideraría un cambio de política en reacción a los nuevos gravámenes. Con esto, la preocupación de una guerra comercial ha aumentado, lo que no solo presionaría los lazos políticos, sino el intercambio de bienes a través del Océano Atlántico.

No está claro si las tensiones llegarán a ese punto ya que todos esperan que se implementen efectivamente los aranceles y la consecuente reacción por parte de Europa.

Fuente: méxicoexport

Comment