14 de Febrero de 2017

Pese a que el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica le permitió a México aumentar su capacidad productora y exportadora, así como la entrada al mercado más importante en la actualidad, también significó enfocarse casi exclusivamente en vender sus productos a Estados Unidos, por lo que el impacto de terminar con el tratado afectaría seriamente al país.

De acuerdo con varios expertos, las exportaciones de México se basan principalmente en solo 20 productos que se venden a Estados Unidos, por lo que de extinguirse el TLC las perdidas serían cercanas a 170 mil millones de dólares al año y afectarían principalmente a Baja California, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Jalisco y el Estado de México.

De acuerdo con estadísticas de ProMéxico y la Secretaría de Economía, las exportaciones mexicanas se basan especialmente en automóviles ligeros, autopartes, vehículos de transporte, computadoras, teléfonos, aceites crudos de petróleo, receptores de televisión, conductores de electricidad, instrumentos de medicina y cirugía, asientos, tractores, oro, operaciones especiales, refrigeradores, motores para vehículos, partes para motores, aparatos para control o distribución de electricidad, clavijas, interruptores, maquinas de acondicionamiento de aire y motores y generadores eléctricos.

En total, las exportaciones realizadas a Estados Unidos significan al país ingresos por 296 mil millones de dólares al año, según cifras de ProMéxico, recursos que se ven comprometidos tras la llegada de Trump a la Casa Blanca.

De acuerdo con Luis Ceballos, director del Instituto Nacional de Comercio Exterior y Aduanas, “la peor estrategia de un negocio es depender de un proveedor, un cliente o un mercado como lo hizo México, pues nuestras exportaciones han dependido más de un 80 por ciento de Estados Unidos y eso es una locura”.

Añadió que parte del problema es que después de 1994 México se diseñó pensando en los Estados Unidos, incluyendo las maquilas, carreteras e incluso los planes de negocios de las licenciaturas en comercio se hizo pensando en exportar a Estados Unidos.

Información recabada por INEGI señala también que las principales industrias afectadas, que son la automotriz, electrónicos, electrodomésticos, médica, eléctrica y minera significan además un millón 988 mil empleos en la actualidad.

Otro estado que se vería afectado es Michoacán, que ha basado buena parte de su economía en el cultivo para la exportación de aguacate y distintos tipos de moras, que representan ingresos por mil 500 y mil 200 millones de dólares respectivamente.

El sector alimentario representa actualmente 160 mil empleos directos para el estado.

Pese a que Baja California ha buscado depender menos de Estados Unidos, comenzando a enfocarse en llevar sus productos a España y China, por ejemplo, el temor de un ajuste fronterizo también los ha afectado, al punto de que las inversiones se han detenido un 50 por ciento.

En el caso de Oaxaca, los productores de mangos serían los mayores afectados, pues si bien hasta el momento sus ventas no han sido afectadas, cerca del 90 por ciento de sus exportaciones están destinadas a Estados Unidos, lo que deja una derrama económica de 75.4 millones de dólares y genera 5 mil empleos.

Puebla es otro estado que depende de sus exportaciones, en este caso de automóviles. Cerca de 4 de cada 10 autos fabricados por Volkswagen tienen como destino a Estados Unidos, mismas que han aumentado este año, sin embargo, el sector ha disminuido sus ventas y se teme que continúen a la baja de aprobarse el impuesto propuesto por Trump.

En Nuevo León peligran 41 mil millones de dólares, que corresponden a las exportaciones de equipo de transporte, productos metálicos y equipos de generación eléctrica.

Pese a que se desconoce cuantos empleos se perderían sin el TLC, el estado acumula el 11 por ciento de las exportaciones de México a los Estados Unidos.

Asimismo en Sinaloa el fin del TLC impactaría a los pequeños productores agrícolas, siendo sus mayores exportaciones las de tomate, pimiento, pepino y mango, al punto que 1 de cada 4 tomates vendidos en Estados Unidos es sinaloense.

Fuente: Excélsior

Comment